19 jun. 2012

Lo de Freud no era un chiste.


Al final hemos conseguido descifrar el enigma. Resulta que Freud escribió muy seriamente que la relación del chiste con lo que se nos puede olvidar es un fundamento para poder presentar “Tres ensayos para una teoría sexual”.
Sí, era eso querido Guillermo -dijo Ginés- y para que no nos vayan a tomar por arquitectos que originamos exégesis injustas diré que no soy yo sino Freud el que escribe “Cuando así , en una íntima concentración se barre la nieve que obstruye la entrada del almacén de los recuerdos se abren de nuevo los cierres del pretérito y se colma el mostrador de la fantasía con las mercancías de tiempos pasados”.
Guillermo a pesar de ser un hombre de letras es mucho más ordenado, por ello no duda en advertir a su querido amigo Ginés que eso lo reprodujo Freud tal y como él vio que lo escribió el sátiro Lichtenberg y para colmo está traducido por Luis López Ballesteros y de Torres. Ginés respondió con seguridad que su relación con el asunto no es otra que la pasión por la sátira y en ese conjunto entramos Freud, Lichtemberg, el can cerbero, tú y yo”
Pero vamos Ginés, si eso del tú y yo a sonado a bisutería regalado por la parte fuerte de una pareja de adolescentes. Ginés se lo pasaba bomba en compañía de Guillermo y estaba convencido que el mejor arma para enfrentarse a la vida es el arte andaluz. Incluso poseía todo un sistema filosófico para defenderse contra las críticas que puedan atreverse a dudar de esa bella idea. Dentro de ese sistema filosófico un pariente suyo llamado Balzac saldría en su defensa y diría “no hay nada como los salvajes, los campesinos y la gente de provincia para estudiar a fondo todos sus asuntos en todos sus sentidos; también cuando llegan del Pensamiento al Hecho, <> -conjugación originaria de Ginés- las cosas completas”. Seguidamente se podría estar al acecho no fuera a ser que algún jesuita con la pluma como la lengua de una serpiente de cascabel se le ocurriera aparecer con aquello de que “los españoles, por ejemplo -continua la página 775 del Ulises de Novoprint S.A. Seno que proporciona el ISBN al resto del cuerpo de modo tal que nadie se confunda- siendo temperamentados, apasionados, impetuosos como Satanás, son dados a tomarse la justicia por su mano y a liquidarle a uno en un santiamén (-¿cómo se pronunciara santiamén en los monasterios jesuitas irlandeses se preguntaba Ginés creyendo que esa sería la clave de Bóveda que haría perfecto sus tratado sobre la Filosofía?-), con esos puñales que llevan en el abdomen. Eso procede del gran calor, el clima en general”. ¡Ay, si sólo tuviera un ratito para tomar un té con el señor Joyce todo esto sería innecesario! Suspiraba Ginés regresando a la realidad.
Guillermo, quien aunque no lo crean seguía ahí, no había dejado ángulo de la techumbre por auscultar. Gracias a ello no habría rastro de mosquitos en la casa hasta que vinieran más. Guillermo no precisaría de ejercicios peripatéticos para saber como son los andaluces. De hecho en esa tierra existen hombres bien dotados que juegan como monos mientras emiten dulces melodías africanas “nein todo que reluce e oro nein todo que balanza cae”. En los asuntos andaluces se permiten las incorrecciones ortográficas puesto que siempre hay un prisma diferente para ver las cosas y en Andalucía el sol no escasea. Por ejemplo en este caso se podría decir que lo que ahí se cantaba no es ni portugués ni angoleño sino angolano, y ¿quién va a ir a Angola a averiguarlo?. Otra cosa aun más fácil sería reconocer a alguien que no ha puesto un pie en tierra andaluza en su vida, por ejemplo una persona así no se atrevería a dejar por escrito “¡creo en el poder de la voluntad y de la educación para acercarme de nuevo a lo infinito, para liberarme de las cadenas de la deformidad y hacerme independiente de las barreras del sexo!”. Todo queda claro, ningún andaluz habido y por haber conocerá jamás el rostro del impertinente Schleiermacher, a excepción claro está de los devotos del Virgen de las Nieves que debido al frío tienen la tez tersa, aprovechan la hora del café para celebrar que han aprobado las oposiciones y no ven como resurrección puede ser posible en semejante estado. Pero hablando en general lo que se hace en Andalucía es enseñar a los niños para que después no castiguen a los hombres.
Para ajustar este asunto a la unidad, si Freud levantara la cabeza diría que esto no es un chiste sino una venganza.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...