30 ene. 2009

EL FARO DEL LOCO


LA ESTUPIDEZ HUMANA (1):
Desde este apartado rincón,
en mi solitaria atalaya,
os observo,
como hormiguitas,
seguir casi irremediablemente los mismos pasos eternamente hollados.
Más, ¿a quién le cabe la duda de que son seguros?
El error de toda una especie no es un error, es una estrategia de supervivencia.

Pero es tan alto el precio a pagar, que no me extraña que algunos de vosotros os resistáis a ese decurso vital inundado de vacío.

El Horror vacuis dejó de preocupar desde finales de la Edad Media cuando el antropocentrismo elevo el Ego de la especie humana a la catadura divina.
(Nada de extrañar si recapacitamos a cerca de la ilimitada capacidad inventiva de nuestra especie, capaz de crear dioses y, en un ejercicio de alquimia dogmática, licuarlos en uno solo.
Mas estos asuntos aguardarán su trascendente momento).
De tal manera que el vacío, tan temido y evitado (al menos eso se creía) en otras épocas,
perdió su espacio (graciosa paradoja)
y se diluyó cual su inefable contenido.

Y empezasteis a seguir las huellas creadas por vosotros mismos esperando que os condujeran a alguna parte.
Y caminasteis...
Y caminasteis...
Para siempre volver al mismo hormiguero.
Reconfortante y seguro; lleno, no cabe duda,
pero tan solo de otros buscadores como vosotros,
que en su renuncia creen haber encontrado el sentido.

Y transcurren sus días,
y sucede su vida,
y ya no ven,
ese olvidado vacío,
que ahora lo inunda todo.


¿Y vosotros os llamáis libres?


Mas no hacer caso a este pobre loco,
que vive
en aquel olvidado faro
del límite de la conciencia.

28 ene. 2009

El ayuntamiento de Torre Pacheco, otra vez en los tribunales

En La Verdad se ha aireado un nuevo escándalo de corrupción en el ayuntamiento de Torre Pacheco. Al parecer los concejales de urbanismo y de deportes hacían concesiones sin llevarlas a concurso público. A la gente del pueblo le parecerá normal que todo se dirima entre amiguetes, pero resulta que es ilegal.
A mí se me hace dificil pensar que en Pacheco alguien lleve algo a concurso público, allí todo se decide con palmadas en la espalda, y sobres bajo manga.
La noticia la podéis encontrar aquií: http://www.laverdad.es/murcia/20090128/comarcas/psoe-exige-dimision-ediles-20090128.html
Pero como dice la canción de Siniestro Total: "Tranqui colega; la sociedad es la culpable; que sociedad no hay más que una; y a ti te encontré en la calle". Y si no es la sociedad, serán los rojos, y si no los periodistas, y si no alguien habrá al que echarle la culpa. Lo que es seguro es que alguien saldrá diciendo algo del tipo en el ayuntamiento siempre hemos trabajado con honestidad y en busca de servir al ciudadano. Todo esto no son más que infundios y calumnios ante una gestión limpia y transparente.
Bueno espero vuestros comentarios y me imagino que aparecerá algún lumbreras a intentar hacernos rabiar, uy que miedo. Para estos amigos que dirán que somos unos envidiosos piojosos, esa gente a la que tanto aprecio les digo que si, que vale, que lo que quieras, que pa ti la perra gorda, que te aproveche tanta limpieza y una gestión de tanto futuro como la que hemos tenido en Murcia, que nos lleva a encabezar los registros de aumento de paro en España. Pero para eso ya está Zapatero para echarle la culpa.
Por úlimo, en la noticia aparece que los ediles independientes y del PSOE son los que están pidiendo dimisiones. Esto me enoja aún más que todo lo que se denuncia, que era evidente. Resulta que esta gente que cuando ha tenido el poder ha trincado y que cuando ha sabido las cosas no las ha denunciado es ahora la que exige limpieza.
Desde aquí un recuerdo para la gente de IU de Torre Pacheco, ellos han sido los únicos con capacidad de indignación, con honestidad y con sentido de servivio público. Han trabajado sin medios, han intentado denunciar los abusos del ayuntamiento pero han predicado en el desierto. Que no vengan ahora estos que miraban para otro lado a ponerse medallas.

26 ene. 2009

NOCHE BAILONA EN L'ARMITA ROCK

Bueno señores y señoras, ya está confirmado el cartel de L'armita Rock. Será el próximo 20 de marzo y dará comienzo a las 20:00 horas. Este año pinta muy bien y va a ser una noche bailona. Será en la carpa de fiestas de Roldán, en el polígono. Y la entrada sólo cuesta 5 eurillos anticipada y 7 en taquilla, regalá vamos. Por supuesto os animo a todos a que vengais, incluso a Juanjo y a su amigo, que hagan un poco de vida social y se despeguen un rato del Pc. El cartel:


- LA TROUPE (ska/reggae/fusión, Torre Pacheco)
- MALATESTA, ex Gran Orquesta Republicana (punk/ska, Mallorca)
- SAN BLAS POSSE (ska/reggae, Madrid)
- LITROS VACIOS (punk/rock, Roldán)
- WANTANAMO (punk/rock, Roldán)
- A DESHORAS (punk/rock, Roldán)

Ya volveré a avisar. La vamos a liar pardica. !!!Saludos trouperos!!!

19 ene. 2009

RELATO EN CADENA (ACTUALIZADO)

A ver, la historia de momento estaría así, he cambiado alguna cosa (prácticamente nada, pero ahora hay más o menos continuidad, leedla y continuamos):


-“No lo estás haciendo bien S.”.

-“Yo sólo te digo que tenía que solucionar esto y eso he hecho”. S. se levantó del sofá, se despidió educadamente de H., amagó las piernas y bajó el tronco, en señal de reverencia hacia la señora M., y se dirigió hacia la puerta de salida.

Antes de que S. hubiera abandonado el domicilio H. no perdió la oportunidad de dar un último aviso a su amigo.

- “No siempre te puedes salir con la tuya S., tienes que entender...”. Antes de que H. tuviera tiempo de argumentar su réplica la puerta se había cerrado y S. había abandonado el domicilio.

"Una cosa estaba clara para S. y era que H. había sido siempre el típico "murguero" al que le gusta decir cómo se deben hacer las cosas y dar lecciones de cómo vivir. Ya eran muchos años como amigos y S. apreciaba a H. pero no soportaba cuando lo machacaba una y otra vez por sus errores, y más aún delante de la señora M.
S. salió del domicilio y abandonó el edificio sin poder quitarse de la cabeza las palabras de H. Así, de repente se le ocurrió una idea..."

S., reflexionando aún sobre las palabras de H., no se había percatado de que la lluvia había empapado todo su cuerpo. En un momento de indecisión S. opto por volver al 3ºG Y coger un paraguas. H. atónito por el sonido del timbre (pues no esperaba a nadie más en ese momento) hizo un amago de levantarse cuando en ese momento la señora M. ya había deslizado el pasador de la puerta. Ambos estaban a punto de entrecruzar otra vez las miradas.

¿Qué coño estás haciendo otra vez en mi casa?"-dijo H. a S. sin ni siquiera mirar a su mujer-
-"Mejor te lo explico donde Jose, tranquilo no se me ocurriría liarme con tu mujer".
-"Entonces es peor de lo que me imaginaba"
S. y H. siguieron andando hacia su bar de cabecera. Cuando atravesaban la avenida principal de la ciudad tuvieron que esquivar a unos cincuenta manifestantes que sin reparar en la lluvia pedían la paz en Palestina y de rebote en Irak y Afganistán.

-"Vaya panda de guarros e ignorantes"-pensó S.-

- "Si no fuesen realmente inofensivos habría que vigilarlos"-dijo con desagrado H.-

En la puerta del bar, un establecimiento de aspecto decrépito y regentado por un ex-anarquista y ex-espía de la CIA, S. pensó que seguía prefiriendo los menús abundantes y populares de este bar de obreros a las exiguas exquisiteces de los restaurantes donde últimamente lo llevaba H. para dar forma a sus negocios.
Los pocos viejos semi-alcoholizados que había a esas horas de la mañana acodados en la barra los saludaron sin levantar la cabeza y probablemente mascullando mentalmente algún insulto contra ellos.
-"Jose ponte dos cañas y unas marineras que esta mañana tenemos prisa".

La suave textura de la ensaladilla y el sabor intenso del boquerón en vinagre despertaron la memoria de S. y por un momento se vio en una bicicleta destartalada llegando a una playa desierta, llena de juncos. En el agua, tranquila como un plato de sopa, se reflejaba la luz anaranjada de un sol que nacía con fuerza veraniega y sobre uno de los pequeños botes de pescadores reconoció a su padre recogiendo las redes.

En ese mismo instante, el sonido del celular lo trajo otra vez a la realidad. La llamada procedía de un numero extraño y al cabo de unos segundos de duda accedió a descolgar.
-¿Sí? -pregunto S-
-Hola, siento molestarle, le llamamos del cuerpo nacional de policía. La señora M del 3º G ha fallecido por causas que aún desconocemos. Nuestro más sincero pésame, lo sentimos de verdad.
S. con los ojos cubiertos de lágrimas y un nudo en la garganta veía como H. esperaba atento a la respuesta de S.
En un momento de desesperación, los dos corrieron de nuevo al edificio de donde habían salido, no sin antes tener que atravesar, esta vez en sentido contrario a las agujas del reloj, la manifestación en pro de pueblo palestino. Al llegar junto a la puerta del edificio se encontraron con un cordón policial que no podían rebasar. Sus cuerpos estaban empapados a la vez que las gotas que caían de sus cabellos mojados no se diferenciaban de las rudas lágrimas desprendidas.

Apresuradamente se dirigieron ambos en busca del inspector de policía. No era necesario ser demasiado astuto para percatarse enseguida de que la muerte se había producido en extrañas circunstancias, de ahí el revuelo de policías que, raudos, se acercaron a la casa. ¿Pero cómo?! Como pudo haber sucedido todo tan rápido, justo en el breve espacio de tiempo en que decidieron salir donde Jose. Parecía como si alguien estuviera al acecho, alguien hubiera planeado con anterioridad, paso a paso, sin cabos sueltos, al menos hasta ese preciso instante, la muerte de la señora M.
Al fin dieron con el inspector. Cuando preguntaron qué era lo que había acontecido, el inspector, no muy acostumbrado a recibir preguntas, les contestó con otra.

–“¿Tenían ustedes algún enemigo conocido? si la respuesta es negativa cámbiela inmediatamente, se lo dice un inspector jefe de la policía.”

Al parecer la única pista que habían encontrado los policías que investigaron el lugar había sido una tarjeta en la que, en letras rojas, ponía IBASÁN, una dirección y un número de teléfono. Ambos amigos se miraron sorprendidos al escuchar ese nombre, IBASÁN, pues conocían el lugar. Era una carpintería de las afueras del pueblo, pero ¿porque?, que tendría que ver con el asesinato...

Muy sorprendidos se dirigieron hacia la carpintería IBASÁN ,en el sur de la provincia de Murcia, cerca de la costa mediterránea. Aparcaron su Fiat punto negro metalizado del 86 en la puerta principal de la carpintería. Los dos amigos se bajaron del Fiat punto negro metalizado y se dispusieron a llamar a la puerta, pero estaba abierta. Con cuidado se adentraron dentro de la carpintería, donde se encontraron rodeados por maquinas de carpintería bastante buenas. Al fondo vieron que en la oficina principal había alguien, así que se encaminaron hacia ella. Allí dentro se encontraba Luis María (alias el "TRUCHO")un chico de unos 26,años,un hippie con rastas un poco ya desjalichadas, batería de un grupo de música el cual estaba empezando a funcionar y sobre todo un enganchado de los espacios de internet donde la gente subía fotos para que todo el mundo las viera. Como mas tarde supieron estos dos amigos este espacio era conocido como TUENTI.

"Uno de los guarros de esta mañana"-pensó S.

-"Quizá ya deberíamos haber empezado a vigilarlos, igual no son tan inofensivos"-masculló H.
El Trutxo no se percató de la presencia de los intrusos hasta que los tuvo frente a frente,

-"hola, ¿qué queréis?"
Sin mediar palabra y con una fuerza que no anticipaba su aspecto enclenque S. agarró por el cuello al Trutxo poniéndolo en píe y arrinconándolo contra la pared casi le escupió a la cara "acaban de matar cruelmente a mi mujer y quiero que me expliques ahora mismo que coño tienes tú que ver, pedazo de mierda"-no lo dijo gritando, lo dijo con rabia, pegando su cara a la del Trutxo y masticando parsimoniosamente cada palabra

-"¡A mí qué coño me cuentas tío!"
-"Había una tarjeta tuya junto al cadáver"-aclaró H."
-"Toda la puta ciudad tiene tarjetas de mi carpintería"-dijo Trutxo aún cogido por el cuello y arrinconado contra la pared- "y qué coño, si tuviese algo que ver con el asesinato de tu mujer no iba a dejar una tarjeta junto al cadáver"
-"Suéltalo S. No creo que sepa nada pero quizá nos sea de ayuda, desde luego el asesino quería que viniésemos a hacerle una visita a este comeflores, están jugando con nosotros y de momento será mejor que acumulemos piezas, ya habrá tiempo para eliminarlas, vamos a otro sitio antes de que llegue la policía"

Sorprendido y sin saber que hacer pero seguro de que era mejor no oponer resistencia Trutxo subió al coche con S. y H.
-"¡Tú, perroflauta! ¿Sabes quienes somos? “-dijo H. sin soltar el volante y mirando por el espejo retrovisor al desconcertado Trutxo-
-"Llámame Luis María, por favor, pues claro que sé quienes sois, sois los hijos de puta que habéis enladrillado el campo y el mar, los chorizos que han comprado la lealtad de media ciudad, los fascistas que controlan el ayuntamiento y lo utilizan como una más de sus empresas, los..."
El último apelativo quedó en el aire porque S. que viajaba junto al Trutxo en el asiento de atrás le propinó un fuerte puñetazo en el pómulo izquierdo que lo dejó sangrando e inconsciente, pero con una extraña sonrisa de felicidad dibujada en la cara.

Durante el camino en coche H. comenzó a pensar y a recordar. Todo estaba sucediendo tan rápido que le daba la sensación de que se le estaban escapando detalles de importancia.
En primer lugar, cuando estaban en el bar del Jose y llamaron para dar la trágica noticia, por qué cojones llamaron a S. y no a él, su esposo.
Otro detalle que le había llamado la atención había sido que S. se refiriera delante del delincuente ese de las rastas -el tío más pringao que había conocido en su vida- como 'su mujer'.
H. llegó a la conclusión de que S. le ocultaba algo y, lo que es bastante peor, el muy hijo de puta se había estado tirando a su mujer.

Mientras H. reflexionaba sobre estas cosas S. le miraba con esa cara suya de corderito degollado, de buena persona. Nunca antes nadie había tenido una mirada que concordara tan poco con la realidad. S. detestaba a su amigo. No soportaba que fuera tan murguero, siempre dando consejos, siempre diciendo a los demás lo que tenían que hacer. Y luego, a la hora de la verdad, su mujer terminaba buscando entre las piernas de otros lo que el capullo de su marido no era capaz de darle.

H. mira por la ventanilla y ve al "Bolas", le saluda con un movimiento de cabeza y se vuelve hacia H. y el pringao del Trutxo.
- “¿A ese lo conocéis?”-
- “no, yo no”.- le dice el hijoputa mentiroso de S.
- “Pues claro, el "bolas", gran cabrón y mejor persona.”- Suelta el Trutxo sin pensarlo.

14 ene. 2009

RELATO EN CADENA

Esta idea la tuvo el Kojuelo y la verdad es que es buena si a vosotros (lectores y miembros del blog) os apetece. Se trata de proponer un principio de un relato y que vosotros lo vayáis continuando como os de la gana. ¿A ver en qué queda?. Puede ser divertido y hasta puede quedar bien. ¿Por qué no?. Si sois todos unos artistazos.

El principio de la historia sería:

“No lo estás haciendo bien S.”. “Yo sólo te digo que tenía que solucionar esto y eso he hecho”. S. se levantó del sofá, se despidió educadamente de H., amagó las piernas y bajó el tronco, en señal de reverencia hacia la señora M., y se dirigió hacia la puerta de salida. Antes de que hubiera abandonado el domicilio H. no perdió la oportunidad de dar un último aviso a su amigo. “No siempre te puedes salir con la tuya S., tienes que entender ...”. Antes de que H. tuviera tiempo de argumentar su réplica la puerta se había cerrado y S. había abandonado el domicilio.

Ahora os toca a vosotros ...

11 ene. 2009

DESMONTANDO MITOS SOBRE "LA JUVENTUD"

Hace pocos días fui partícipe de una discusión que me ha hecho reflexionar sobre los prejuicios a los que se enfrenta la juventud a pesar de que en alguna ocasión me he descubierto achacando a gente menor que yo vicios que o bien comparto o en realidad son patrimonio de la sociedad en general.

Lo primero que me llamó la atención fue la incapacidad de un viejo profesor de antropología, que se precia de haber desentrañado, comprendido y explicado “los sistemas de orientación” de las mujeres de la Cabilia argelina, de entender las actitudes de sus alumnos (de periodismo). La queja venía de la pasividad de estos, reticentes a hacer prácticas veraniegas en diferentes radios y periódicos por la vergonzosa suma de 200€ al mes. “Es que a los jóvenes les falta iniciativa, han perdido todos los valores, lo único que hacen es imitar a los personajes de las series de televisión, se lo hemos dado todo hecho y no quieren arriesgarse...” se apresuraron a decir la mayoría de mis compañeras de clase, mujeres de entre 35 y 55 años, durante un buen rato se despacharon a gusto con la generación de sus hijos y sobrinos. La verdad es que no tenía muchas ganas de salir en defensa de esta generación, más cuanto que no hacía demasiado tiempo había estado despotricando de la pasividad y adocenamiento de los estudiantes de la UMH, pero en ese momento comprendí la injusticia que se estaba cometiendo...

No es necesario explicar como funcionan las prácticas empresariales de cualquier tipo, el becario trabaja como cualquier otro empleado, en verano incluso más porque muchos están de vacaciones, o lo mandan a hacer la más desagradable de las tareas por el módico precio de unos 250€ aproximadamente. Lo peor de todo es que este periodo de explotación feroz está tan institucionalizado que se ha convertido en una especie de rito de paso, sin el cual el estudiante jamás estará habilitado para aspirar a un contrato algo menos indecente. Con unas condiciones así lo incomprensible es que siga habiendo jóvenes estudiantes dispuestos a sufrir el rito de las prácticas en verano, época del año perfecta para dos cosas (dependiendo del nivel adquisitivo del joven y/o su familia): ganar dinero de verdad trabajando de camarero, peón de carga o cualquier otro trabajo no cualificado; o disfrutar del sol, la playa, los amigos, el tiempo libre para holgazanear... al fin y al cabo ¿quién vendería un mes así por 200€?

Las justificaciones de mis compañeras y mi profesor eran persistentes “pero es que permiten aprender de verdad el oficio, hacer contactos... todos hemos tenido que pasar por ahí”. Entonces resulta que la universidad no sirve para nada no enseña nada y por eso es necesario trabajar gratis (o casi) durante un buen tiempo, pues entonces no perdamos más el tiempo cerremos todas las universidades y acabemos con tanta tontería... El “todos hemos tenido que pasar por ahí” me recordó aquellas míticas justificaciones para defender la mili “si yo la he hecho pues tú también te jodes y la haces”. De hecho la negativa de estos estudiantes a hacer prácticas en verano puede ser interpretada incluso como una forma de rebelión, rebelión silenciosa contra un mercado laboral escandalosamente injusto por la vía de retrasar el mayor tiempo posible la entrada en un engranaje de explotación y deudas. Rebelión, sin saberlo, contra un sistema que al igual que sus mayores no cuestionan.

“Es que no tienen iniciativa, ni siquiera quieren dar la asignatura de empresa porque dicen que nunca van a crear una”, “claro es que no tienen iniciativa, ni valores, no saben que conseguir las cosas cuesta esfuerzo se lo hemos dado todo hecho...”. El grado de cinismo de los argumentos se elevaba cada vez que una de mis compañeras tomaba la palabra. El realismo de estos estudiantes de periodismo contrasta con el idealismo/cinismo de los argumentos que se suelen esgrimir contra los jóvenes, ¿qué posibilidades de éxito tiene una empresa de comunicación en el actual contexto? ¿Cómo competir con las grandes empresas y conglomerados mediáticos? “Pues yo soy periodista, aunque trabajo en una empresa privada (sic) me considero periodista y si quisiese podría montar una empresa de comunicación en un ciudad como Elche y me iría bien”. Entonces ¿por qué no has montado esa empresa, qué haces perdiendo dinero y creatividad trabajando para otros? ¿No será que no es tan fácil, o quizá padeces la misma pasividad y falta de valores que achacas a la gente joven?

Aún siendo verdad que nos lo hubiesen dado todo hecho, aunque las generaciones más jóvenes lo tenga incluso excesivamente fácil durante su niñez, adolescencia y juventud (cosa que está lejos de ser cierta para buena parte de la sociedad), ¿qué clase de mundo nos están dejando? ¿alguien tendría el cinismo suficiente como para decir que la sociedad, el mundo que heredamos es un sitio dónde la vida es y será fácil? ¿realmente deberíamos estar agradecidos por algo?

La cultura de la juventud es la cultura de la sociedad, los problemas de aquella son los de esta, el conflicto generacional existe, es cierto, y la victoria siempre será de los jóvenes (eso sí, cuando dejen de serlo), pero es un conflicto casi artificial que encubre el conflicto principal (perdonadme si parezco primario), la lucha de clases, la lucha contra el sistema capitalista.

5 ene. 2009

YA VIENEN LOS REYES (JUDÍOS)

Pues sí, ya vienen los reyes, los reyes judíos. Ya vienen cargaditos de regalos. La cabalgata va a ser de proporciones bíblicas. Los reyes lanzarán regalos por cielo, mar y tierra. Dicen que les van a dar carbón a los de HAMAS, que son malos malísimos, y que al resto del más de millón de habitantes que viven hacinados en Gaza sólo les traerán caricias y buenos consejos. Dicen, los reyes, que es posible que por confusión les caiga a algunos carbón cuando en realidad lo que querían era darles un osito de peluche. Esto, se excusan, pasa hasta en las mejores familias.

Los reyes se quejan amargamente de que en Gaza no les quieren nada, les tratan mal y hasta, a veces, con desdén y poco respeto. Ellos venga dar regalos, portarse bien, construirles un muro para que se lamenten cuando no tengan que comer y ellos se lo agradecen con malas caras, malos humos y hasta insultos. En fin, ellos sabrán.

Por suerte, los reyes, los judíos, no son tan maltratados por otros pueblos. El principe Obama, por ejemplo, es muy buen amigo de ellos, no se queja si reparten carbón a mansalva y con su silencio y "laissez faire, laissez passer" ellos trabajan mucho más a gusto, a su aire. Pacificando por donde pasan. Prometiendo carbón y más carbón para los peligrosos teroristas.

La verdad es que es una lástima que los paalestinos sean tan desagradecidos y tan poco razonables, menos mal que en Occidente siempre estamos con los buenos, mejor dicho, elegimos quién son los buenos. Y claro, en este caso los buenos son los Reyes, los judíos, los que reparten carbón indiscriminadamente, para niños, mujeres y hombres.

¿O no Hermann Tertsch (lean su magnífica Tercera en ABC el día 29 de diciembre -valiente hijo de puta- titulada El Derecho de Israel)?. Su artículo me ha sugerido una solución para el terrorismo etarra, ponemos una muralla alrededor del País Vasco, seleccionamos objetivos: militantes de cualquier partido que no condene atentados terroristas, algún ertzaintza dudoso, algunos de PNV o de EA que no nos mole. Después con diligencia y tratando de seleccionar bien y no equivocarse mucho los vamos masacrando. Ya verás que rápido acabamos con el terrorismo. Después, suavitos, suavitos, verás como se calman y comienzan a razonar de una forma civilizada (porque Herman afirma que la nuestra es la única civilización existente), y el odio, ¿a que sí Hermann?, desaparece simultaneamente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...