4 jul. 2012

Libertad

Este no es el poeta sino el poema,


yo no soy poeta sino alguacil,

no el guerrero sino el reguero,

y tú no eres mi musa sino mi muso.



Algunas noches presentan a los fantasmas,

que por el día se disfrazan,

sendas luchas contra ellos aún sin poderlos,

pero yo se que nunca cesaremos de buscar

la manera de domarlos y transformar su hedor en esencia.



La noche pasada aparecieron de nuevo,

como cada vez que el devenir los trae,

y atrapado me dejaron,

hasta que tú de nuevo me has enredado,

y ponte a buscar coincidencias,

¡oh! De nuevo Martes y trece,

o wtorek trzenasce, nie wiem.



Y fue de nuevo el brillo que me trajo al mundo,

y ya no tengo miedo a decir necesito,

del mismo modo que el mirabel

pierde su recato al ver el sol,

porque en el día luz es sobrante,

y en la noche mi luz blanca desde la tiniebla

parte cual rayo firme.



No importa que seas mujer o femineidad,

Que estés casada o cansada.

¡Eres la persona en la que no retumba mi voz!



Está muy cerca de mi, tan cerca que a veces no lo veo,

Pero lo tengo así como el brillo de tus ojos que muchas veces atrapé.



Si la tengo no debo buscar, ni esperar más.

Y yo se que los dos buscamos esa luz que está ahí,

y que cuando la encontremos iremos a enseñárnosla,

pero la encontraremos.



No creo, en vano es buscar lo que ya tenemos,

¿quién nos ata? ¿existe la respuesta? Nie wiem.



Lo que existen son las tinieblas

Y debemos encontrar nosotros mismos.



Te encontré hace mucho tiempo y luego me perdí,

Me perdí y aún no me he encontrado,

Pero por fortuna a ti si te encontré.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...