30 ene. 2009

EL FARO DEL LOCO


LA ESTUPIDEZ HUMANA (1):
Desde este apartado rincón,
en mi solitaria atalaya,
os observo,
como hormiguitas,
seguir casi irremediablemente los mismos pasos eternamente hollados.
Más, ¿a quién le cabe la duda de que son seguros?
El error de toda una especie no es un error, es una estrategia de supervivencia.

Pero es tan alto el precio a pagar, que no me extraña que algunos de vosotros os resistáis a ese decurso vital inundado de vacío.

El Horror vacuis dejó de preocupar desde finales de la Edad Media cuando el antropocentrismo elevo el Ego de la especie humana a la catadura divina.
(Nada de extrañar si recapacitamos a cerca de la ilimitada capacidad inventiva de nuestra especie, capaz de crear dioses y, en un ejercicio de alquimia dogmática, licuarlos en uno solo.
Mas estos asuntos aguardarán su trascendente momento).
De tal manera que el vacío, tan temido y evitado (al menos eso se creía) en otras épocas,
perdió su espacio (graciosa paradoja)
y se diluyó cual su inefable contenido.

Y empezasteis a seguir las huellas creadas por vosotros mismos esperando que os condujeran a alguna parte.
Y caminasteis...
Y caminasteis...
Para siempre volver al mismo hormiguero.
Reconfortante y seguro; lleno, no cabe duda,
pero tan solo de otros buscadores como vosotros,
que en su renuncia creen haber encontrado el sentido.

Y transcurren sus días,
y sucede su vida,
y ya no ven,
ese olvidado vacío,
que ahora lo inunda todo.


¿Y vosotros os llamáis libres?


Mas no hacer caso a este pobre loco,
que vive
en aquel olvidado faro
del límite de la conciencia.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...