17 sept. 2008

DE POLÍTICA, MANIPULACIÓN Y RACISMO

Al ínclito Mariano Rajoy no se le ocurrió otra cosa el pasado domingo, que declarar antre la Junta de Accionistas, perdón, Directiva de su partido que "hay 180.000 extranjeros cobrando seguro de desempleo y 20.000 andaluces que han pedido trabajo en la vendimia francesa, como hace muchos, muchos años". Como era previsible su Junta de Accionistas le aplaudió con fuerza (diferencias aparte y pelillos a la mar) porque saben que en momentos de crisis no hay nada como tener un chivo expiatorio y utilizarlo para despertar los impulsos más irracionales de buena parte de la población (votantes potenciales, por supuesto). Rajoy lo vio fácil (la derecha lo lleva haciendo mucho tiempo al fin y al cabo): enfrentar a inmigrantes, es decir extranjeros, pobres y sin derecho a voto, contra pobres con pasaporte español y derecho al voto (ya se sabe a río revuelto...) por unos recursos escasos, que pueden ser desde el subsidio de paro a trabajos mal pagados o exiguas ayudas sociales. De este modo Rajoy configura dos grupos de "pobres" los "nuestros" y los "otros" que a pesar de compartir desgracias se verán entre ellos como antagonistas olvidando al verdadero enemigo que viste de traje y corbata (y por cierto es mucho menos severo con los directivos de entidades financieras que quiebran y tienen que ser nacionalizadas para evitar el colapso del sistema que con los líderes políticos que se atreven a tocar los beneficios de las grandes multinacionales). Una estrategia tan vieja como útil.
Pero estas palabras de nuestro hombre en el centro (no importa que centro) no habrían llamado mi atención de no haber sido por la reacción de los diarios de "izquierdas" y los periodistas "comprometidos" que se han lanzado, al igual que el gobierno y el PSOE, a acusar a Rajoy de despertar sentimientos xenófobos, cuando, sin embargo, fueron mucho más indulgentes con la "mano dura" con la inmigración del corregido Ministro de Trabajo Celestino Corbacho y con sus intenciones de acabar con la contratación en origen dadas las cifras de paro en España, posiciones que bien analizadas son menos toscas, pero tan xenófobas e interesadas como las de Rajoy.
En resumen tanto el PP como el PSOE (con sus apoyos financieros y mediáticos incluidos) van a escurrir el bulto de la crisis hacia enemigos inexistente (aunque las consecuencias sean terribles) con tal de ganar o conservar espacios de poder y sobre todo no poner en peligro la integridad del sistema.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...