22 jun. 2009

UN VERANO MÁS (O MENOS)


Pues sí. Ya llega el verano, vienen las calores, los guiris, los turistas patrios y sus neveras con las latas de estrella levante frequicas, lo de siempre. Poco hace que fueron las elecciones y andamos, como siempre en estos casos, un poco asqueados. De hecho, desde que intentamos evitar que uno de nuestros más activos y brillantes colaboradores cayera en las garras de la socialdemocracia, este parece habernos abandonado.

Pero, en fin, ya se sabe, esto son rachas. Como anticipo veraniego, unas reflexiones:

-Los seguidores del Madrid cantan al unísono 'no nos quedan más cojones, florentino a las elecciones'. Los representantes de futbolistas se frotan las manos con un país donde las cajas no tienen dinero para nada ... más que para el fútbol. Las 'stars' siempre quisieron vestir la gloriosa camiseta blanca y sueñan todas las noches con ganar ... un 26% menos de impuestos en España.

-Con respecto a los impuestos, todo queda dicho en el artículo de hoy de Ignacio Escolar, pa que no tengáis ni que pinchar ahí os lo pongo:

España progresa adecuadamente

"En España los impuestos son progresivos. Un empleado paga hasta el 43% de sus ingresos. Un empresario paga el 30% de sus beneficios (que no ingresos). Y los ricos muy ricos pagan el 1% a través de una SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable). En 2005, después de que algunos inspectores de Hacienda fisgasen en las SICAV, donde guardan sus dineros las grandes fortunas, el Congreso votó de emergencia y casi por unanimidad que fuese la CNMV, y no la molesta Hacienda, quien las vigilase (es un decir). En España los impuestos son progresivos: cuanto más tienes, menos pagas. Y así progresivamente.

En España los impuestos son tan progresivos que Cristiano Ronaldo tributará al 24%, igual que un mileurista. “Esto se justificó en su día por el hecho de que había profesiones con una vida muy corta”, explicó Elena Salgado en El País. La vicepresidenta se equivoca: nunca fue ése el argumento. La bula galáctica viene de una reforma fiscal de Aznar (que no ha derogado Zapatero) para que los extranjeros que vengan a trabajar en España sólo tributen al 24%, ganen lo que ganen, sean futbolistas o plomeros. Pasará a la historia como la Ley Beckham porque el inglés fue el primero en acogerse a sus ventajas. Decía el Gobierno que ayudaría a que nuestras empresas fuesen más competitivas en la caza de talento foráneo. Como de talento en España vamos sobrados –por eso tantos científicos se van a trabajar fuera–, esta ayuda fiscal ha servido para fichar a esos profesionales tan importantes para ese nuevo orden económico basado en el conocimiento y la tecnología: los futbolistas. Y así progresa la economía española, otra vez campeones de Europa."


-Qué sí, qué si, que el partido que nos gobierna se llama Partido Socialista Obrero Español. Perdona, ¿cómo dices?. ¿Qué cómo es posible que un partido que se hace llamar socialista y pretende representar a la izquierda de este país mantenga y aúpe un sistema impositivo como este? No seas antiguo, que bajar impuestos es de izquierdas. Que por qué, oye no toques los cojones que en el 'think thank' sociata sólo se hacen eslóganes, nadie dice que haya que explicarlos. No has visto a Leire, que grande eres Leire, que aporte intelectual. Ya sabéis lo que dice la valenciana sobre la coincidencia planetaria del leones de las cejas y el matamoscas de Chicago, "un acontecimiento histórico para el planeta".

-Si esto no es para instaurar el terror revolucionario que venga Dios, digo Florentino Pérez, y lo vea.

-Además todos sabemos que ZP está por la no violencia, por la alianza de civilizaciones, por la paz y el buen rollo sin fronteras, ¡cojones!
Lastima que luego aparezca gente como Gervasio Sánchez, periodista, fotógrafo, y hombre de mundo que, al recibir el premio Ortega y Gasset, pronunció este esclarecedor discurso:

"Estimados miembros del jurado, señoras y señores:
Es para mí un gran honor recibir el Premio Ortega y Gasset de Fotografía convocado por El País, diario donde publiqué mis fotos iniciáticas de América Latina en la década de los ochenta y mis mejores trabajos realizados en diferentes conflictos del mundo durante la década de los noventa, muy especialmente las fotografías que tomé durante el cerco de Sarajevo.
Es un gran honor porque varios de mis mejores amigos a los que respeto profesionalmente pertenecen a la plantilla de este diario. Queridos Ramón Lobo, Guillermo Altares, Miguel Ángel Villena, Jorge Marirrodriga, Francesc Relea, Miguel Gener, Alberto Ferreras, Gorka Lejarcegui, incluso tú querido Alfonso Armada, a los que he nombrado y a los que tengo en mi mente, a todos vosotros que me apoyasteis en los momentos más duros os dedico este premio de todo corazón.
Quiero dar las gracias a los responsables de Heraldo de Aragón, del Magazine de La Vanguardia y la Cadena Ser por respetar siempre mi trabajo como periodista y permitir que los protagonistas de mis historias, tantas veces seres humanos extraviados en los desaguaderos de la historia, tengan un espacio donde llorar y gritar.
No quiero olvidar a las organizaciones humanitarias Intermon Oxfam, Manos Unidas y Médicos Sin Fronteras, la compañía DKV SEGUROS y a mi editor Leopoldo Blume por apoyarme sin fisuras en los últimos doce años y permitir que el proyecto Vidas Minadas al que pertenece la fotografía premiada tenga vida propia y un largo recorrido que puede durar décadas.
Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.
Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad.
Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.
Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.
Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.
Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.
Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.
Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.
Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.
Muchas gracias"
GERVASIO SÁNCHEZ

-Pues sí, Membri, te comprendo. Que dices que se puede hacer más con esta gentuza del PSOE, bueno. Pero, la realidad es que está gente se dice de izquierdas, asfixia a impuestos a los pobres mientras los ricos se van de rositas. Ese ZP de la sonrisita, manda ejércitos de paz y nunca de guerras pero resulta que con él fabricamos armas aún más asesinas. Es decir, es el presidente más hipócrita que nos podemos echar a la cara. Utiliza los medios para vender la imagen de buen tipo, siendo en realidad tan hijo de puta como lo pudo ser el del bigote.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...